10 consejos para contratar el reportaje de Comunión


1º No busques el reportaje más barato: busca el estilo que te guste y la máxima calidad que puedas pagar.

2º Desconfía de quien utiliza la baza del precio como reclamo: que te enseñe su trabajo de los últimos años.

3º Visita 3 o 4 estudios y saca tus propias conclusiones: de lo que se deduce los siguientes consejos.

4º No te fíes de las recomendaciones de conocidos: lo que para unos es fantástico para ti puede ser horroroso.

5º No contrates a un fotógrafo por ser el amigo/hermano/primo/cuñado de un conocido: el reportaje lo vas a pagar tú.

6º La calidad de todos los álbumes de laboratorio profesional es casi igual: un buen fotógrafo cobra por su trabajo, por el tiempo que os dedica durante la sesión y posteriormente en la postproducción y retoque.

7º No obstante lo anterior, hay quien entrega álbumes con calidad de aficionado o con papel offset en lugar de papel fotográfico: valora también la posibilidad que te ofrecen los encuadernadores artesanos de modificar el diseño del álbum a tu gusto.

8º Un buen trabajo requiere de mucho tiempo, foto a foto, para modificar artísticamente la iluminación, tonalidades, o retocar pieles y defectos del decorado o del atrezzo, etc.: por ese motivo los mejores fotógrafos cobran en función del número de fotos que elijas, no de la cantidad de hojas del álbum, con no sé cuantas fotos por hoja, pues a más fotos, más trabajo.

9º La fotografía es un oficio artístico, no un negocio: observa la pasión del fotógrafo cuando te enseña su trabajo anterior y lo que piensa hacer este año, las fotografías que ha diseñado, el nuevo atrezzo, decorados, etc.

10º En definitiva, el reportaje de Primera Comunión es un recuerdo para toda la vida y, según a quien contrates, un trabajo artístico que deberías mostrar con orgullo y que, cuando pase el tiempo, te olvidarás de lo que costó y empezarás a darte cuenta de lo que vale.